Gastronomía sostenible

Gastronomía sostenible: la nueva tendencia en los eventos

¿Se ha preguntado qué es lo que hay detrás de un buen plato de comida que llega a su mesa? 

Pues bien, detrás de una buena cena hay un sinnúmero de factores que tienen relación directa con la sostenibilidad. No se trata solo de buena cocina, sino de entender el origen de los ingredientes, el cómo son cultivados, cómo se comercializan y cómo se preparan.

De eso se trata la gastronomía sostenible, de preparar los alimentos con la conciencia que ello implica, teniendo presente asuntos como la disminución de residuos, el uso racional de los recursos, la producción sustentable, la promoción de los productos de temporada y el buen entendimiento entre productores y consumidores.

¿Qué es la gastronomía sostenible?

El origen de la gastronomía sostenible viene de la declaración de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que afirma que “la gastronomía sustentable se refiere a la promoción de la diversidad natural y cultural del planeta, además del fomento e impulso de un consumo de alimentos responsable con el medio ambiente”.

Otras definiciones la describen como la forma en la que se mantiene el equilibrio en los ecosistemas, a través de prácticas sostenibles en la producción y consumo de alimentos, que además sean propios y típicos de cada región de forma que se promueva la economía local. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) promueve algunas iniciativas como la puesta en marcha de la Red de Ciudades Creativas, que comparte las mejores prácticas y las colaboraciones en siete campos creativos; la utilización de energía limpia en los restaurantes (uso de gas, electricidad, o gas natural en lugar de carbón); y la comunicación de cara al mundo sobre los beneficios de la gastronomía sostenible.

La Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), por su parte, hace promoción de dietas ecológicas, saludables y sostenibles en diferentes países del mundo.

Como todo lo que tiene que ver con sostenibilidad, hay tres puntos que no se pueden perder de vista: lo ambiental, lo social y lo económico. 

De ahí que la importancia de la gastronomía sostenible esté en prácticas como comprar local y de temporada, planificar los menús, minimizar los desperdicios alimentarios, ahorrar agua, reciclar y generar menos plásticos, e introducir cada vez más productos ecológicos.

¿Cuándo se celebra el día de la gastronomía sostenible?

Fue la Asamblea General de las Naciones Unidas la que proclamó el 18 de junio como el Día Internacional de la Gastronomía Sostenible con la intención de reconocer la gastronomía como una expresión cultural de la diversidad natural y cultural del mundo. Esto apunta además al uso de ingredientes y productos de temporada, así como a la preservación de la vida silvestre y de las tradiciones culinarias.

En 2022 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró que: “La gastronomía sustentable desempeña un papel fundamental en el desarrollo sostenible. Promociona el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria, la nutrición, la producción sostenible de alimentos, el consumo responsable y la conservación de la biodiversidad”. 

Y es que esta es una fecha importante por muchas razones como, por ejemplo, el que, según datos de la FAO, en el mundo se desperdicia una tercera parte de todos los alimentos producidos; o que se prevé para 2050 la necesidad de alimentar a cerca de 9.000 millones de personas en el mundo. 

No en vano se recomienda consumir alimentos locales y producidos de forma sostenible. “Porque comprando productos de temporada ayudamos a las empresas locales a reducir los gases de efecto invernadero y los recursos utilizados para transportar alimentos”, afirma la institución.

¿Cómo tener una cocina sostenible?

Aquí le damos 10 consejos para unirse a las buenas prácticas de la gastronomía responsable, o para exigirla en sus eventos a quienes contraten servicios gastronómicos, si es el caso.

  • Ahorrar energía:

al cocinar con sartenes y ollas del tamaño proporcional a la comida que se piensa preparar, usando además utensilios que ayuden a cocinar más rápido como la olla exprés.

  • Evitar desperdicios:

para esto lo ideal es comprar únicamente lo necesario para la semana o evento específico y aprovechar las sobras de frutas, pan, carne, verduras para cocinar otros platillos.

  • Reducir consumo de carne y pescado:

al hacerlo, no solo se contribuye con el cuidado del medio ambiente, sino que es saludable. Para iniciar, si no se ha tomado una decisión definitiva de dejar estos alimentos, se recomienda dejarlos de lado una vez a la semana.

  • Consumir lo local:

al consumir los productos de temporada de la misma región se están consumiendo más nutrientes y se apoya a la agricultura local, lo que aporta al crecimiento económico.

  • Sustituir el uso de plástico:

materiales como el barro, madera, aluminio, peltre o vidrio son mejores opciones en la cocina que, de hecho, duran más tiempo.

  • Reducir y reutilizar el agua:

 para esto se aconseja el uso de filtros de agua, atomizadores para grifos y lavavajillas. Pero si no se cuenta con estos elementos, al menos tener la opción de reutilizar el agua en otras tareas domésticas.

  • Preferir las servilletas de tela:

las servilletas de tela no generan desperdicio como lo hacen las de papel. También está la opción de contar con servilletas de papel biodegradables.

  • Minimizar el uso de los electrodomésticos:

en lo posible, la idea es hacer preparaciones que no impliquen el uso de electrodomésticos y así reducir el consumo de energía eléctrica.

  • Tener una huerta propia:

se puede hacer una huerta casera con distintos residuos de alimentos. Para hacerlo solo se requiere de un recipiente donde se coloque una capa de paja, restos de jardinería, restos de comida y hacer riego con agua.

  • No tirar el aceite por el lavavajillas:

esto puede contaminar enormemente el agua o provocar la obstrucción en las tuberías. El aceite que sobra puede tener otros usos.

Gastronomía sostenible en el Centro de Convenciones de Costa Rica

Gastronomía sostenible

Según un estudio de la Universidad de Costa Rica, en este país los esfuerzos por desarrollar este tipo de gastronomía se concertaron en el Plan Nacional de la Gastronomía Costarricense Sostenible y Saludable creado en el 2014. 

Dos años después, esta universidad, a través de la Escuela de Nutrición, se adhirió a dicho plan y lo promueve en conjunto con la Cámara Costarricense de Restaurantes y otras 50 organizaciones de este país.

“En los últimos tiempos se ha evidenciado la importancia de vincular las prácticas alimentarias de las personas con la cultura, con el ambiente y con la sostenibilidad, de ahí que se ha procurado una mirada más integral de lo que es la gastronomía como un conjunto de saberes y prácticas orientadas a profundizar en los ingredientes o recursos alimentarios, su máximo aprovechamiento, las técnicas de preparación, los momentos de consumo y la nutrición”, así lo afirma Patricia Sedó Masis, M.Sc. nutricionista de esta institución.

Y sin duda, el turismo de Costa Rica promueve el desarrollo local y económico, así como las prácticas gastronómicas sostenibles que ya son parte de nuestra cultura.

Cada vez más restaurantes, bares, servicios de alojamiento y recintos para eventos aplican las buenas prácticas de la gastronomía sostenible, al utilizar ingredientes locales en sus menús, hacer combinaciones de alimentos más frescos, comprando al agricultor local, entre otros temas.

Es el caso del Centro de Convenciones de Costa Rica, un lugar acreditado como Cocina Segura que utiliza productos cien por ciento naturales, novedosas técnicas locales e internacionales para la preparación y presentación de sus platos, y una cocina de primera categoría.

En este lugar, tanto organizadores como invitados vivirán una experiencia memorable que está pensada desde el diseño del menú, pasando por una gran variedad de opciones, hasta la vivencia de un compromiso con la sostenibilidad que se respira con cada bocado.

Comparte en tus redes

X